lunes, 3 de agosto de 2009

La triple A



Es curiosa la presencia de la vocal “A” en la vida política nacional. Desde 1985 a la fecha, salvo el bache de la transición Valentinesca, nuestros pintorescos y honorables primeros mandatarios tuvieron (y lamentablemente tienen) nombres que se inician con la letra de marras: Alan, Alberto y Alejandro. Siendo esta una tierra generosa en creencias, brujos y chamanes habría que preguntarse si esta coincidente circunstancia guarda alguna relación profética con el malhadado 666 bíblico: “Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666”. (Apocalipsis 13, 18).

Alan Gabriel Ludwig, Alberto Kenya y Alejandro Celestino tienen entre si otro punto concurrente en sus nombres y es la presencia de la sílaba “AL”, cuya exégesis esperamos no esté vinculada a la manera en que “la triple A” gobernó el destino de nuestro amado país (al abismo, al garete y alcoholizado). Si practicamos un travieso juego combinando las iniciales de los nombres y apellidos podemos encontrar otras curiosidades dignas de destacar. Alan García Pérez presenta un festivo “Al aGaPe” (una interminable y pantagruelica fiesta romana). Alberto Fujimori Fujimori encaja con un indescifrable y tenebroso “Al Fu Fu” y nuestro entrañable Alejandro Toledo Manrique calza perfecto con su vicio más público: “Al Toma” (de preferencia JW etiqueta azul con hielito derretido al calor de sus manos).

De cara a las elecciones del 2011 existe la posibilidad latente que uno de los miembros de la “triple A” pueda volver a enfundarse la banda presidencial y es que la chance de Alejandro Celestino frente a los candidatos Ollanta Humala, Keiko Sofía Fujimori y Edwin Donayre no es nada desdeñable.

Y si nos queremos asustar un poco más en el 2016 con 67 años de por medio y con el bagaje de un segundo gobierno vamos a llamar aceptable, el inefable Alan Ludwig Gabriel, jugará, no lo duden, su última carta como el “único candidato aprista que gana elecciones presidenciales” en desmedro de Meches, Jorgitos, Mauricios, Aurelios, Lucianitas y Quesquenes.

Menos probable es que Alberto Kenya, sentenciado inicialmente a 25 años de prisión tenga posibilidades de investirse con la banda blanquirroja. No obstante, el probable triunfo de su hija Keiko Sofía en las elecciones del 2011 vendría con tonada de indulto. A la......

video
video
video

2 comentarios:

Aniceto dijo...

Que mala suerte hermanos peruanos que estos tres impresentables galifardos os hayan gobernado 25 años.

Algo o mucho de masoquismo colectivo habeis de tener para votar por estos gilipollas.

Un abrazo desde Sevilla.

MUSMUKEANDO - FRANZ MAX dijo...

buen blog!


me diran lo que sea, pero de todos me quedo con fujimori , al menos nos rescato de la kagada de velasco y de la burrada de alan.


saludos