domingo, 21 de junio de 2009

Futbol Peruano ¿Fuimos buenos alguna vez?


Los antecedentes del futbol peruano más importantes antes del boom de la década de los 70 se explican en tres hechos ocurridos en la década de los 30:

i) La participación en un primer mundial de futbol en 1930 en Uruguay donde asistimos en calidad de invitados.

ii) La concurrencia a los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 en donde después de vencer categóricamente por 4-2 a Austria en instancias finales, el partido fue anulado por el Comité Olímpico aduciendo irregularidades y ordenando se juegue un nuevo partido. Se especulaba que el mismísimo Adolfo Hitler ordenó tal anulación argumentando un tema de racismo contra los jugadores peruanos, mayoritariamente negros. El gobierno peruano en señal de protesta retiró a toda la delegación y los jugadores fueron recibidos como héroes a su vuelta; dando inicio a la vigencia de uno de los más grandes mitos de la historia del fútbol peruano:”Hitler nos robó el título de campeones olímpicos”. Investigaciones posteriores demuestran que la realidad de los hechos fue diferente.

iii) Perú obtiene por primera vez el título de campeón de la Copa América en el año 1939, jugada en Lima.

En estos tres acontecimientos futbolísticos se repiten los nombres de Lolo Fernández, Alejandro Villanueva, Adelfo Magallanes, José María Lavalle, Juan Valdivieso, Campolo Alcalde y otros jugadores que eran referentes obligados de nuestros abuelos y de los periodistas de larga data que no se cansaban de afirmar que aquellos eran inmensamente superiores a los cracks de los 70s.

En este período (1930 a 1969) el fútbol peruano transita de lo amateur a lo profesional y, salvo esas tres participaciones, el Perú destacó por algunas de sus individualidades y empieza a diseñar la tendencia de la caracterización de nuestro fútbol: el toque, la elegancia, la picardía; el juego basado más en la habilidad que en la fuerza.

Los clubes incluidos Universitario de Deportes, Alianza Lima y un muy joven Sporting Cristal; y en menor medida el Deportivo Municipal y el Sport Boys, eran instituciones muy modestas. El fútbol vivía básicamente de las taquillas. El futbolista peruano ya se perfilaba como un deportista con poco apego al trabajo físico y muy amigo de la vida nocturna y sus placeres; es decir, muy poco profesional. Los sueldos eran modestos, salvo excepciones o jugadores que tuvieron la suerte de emigrar al fútbol argentino, colombiano o a Europa. Los jugadores alternaban sus actividades deportivas con sus trabajos como empleados u obreros. La prensa cubría con sutileza las actividades del fútbol. En términos generales, el fútbol estaba arraigado en las zonas populares de Lima y era una afición mal vista para las clases altas y aristocráticas.

Tuvieron que pasar 40 años para que el Perú se clasifique por méritos propios al Mundial de México 70, después de eliminar al archi favorito Argentina en 1969, dando inicio a la mejor generación de futbolistas que tuvo la historia del fútbol peruano que lograron elevar el status de nuestro fútbol a niveles insospechados e impensables.

Esta brillante generación de futbolistas tuvo una vigencia de 15 años y logró el respeto y admiración internacional por la escuela peruana, dejando plenamente establecida esa marca registrada de fútbol elegante, de respeto al toque y que supo agregar, en determinados momentos, una contundencia ofensiva y una preparación física sin precedentes.

Los logros más significativos de esta generación son los siguientes:

i) Clasificación al Mundial México 1970, eliminado a Bolivia y Argentina.

ii) 7mo puesto en el Mundial México 70.

iii) El subtítulo de Universitario de Deportes en la Copa Libertadores de 1972 disputando la final con Independiente de Argentina

iv) La Copa América 1975, venciendo a Bolivia, Chile, Brasil y Colombia.

v) La clasificación al Mundial Argentina 1978, eliminando a Ecuador y Chile y posteriormente a Bolivia.

vi) 8vo puesto en el Mundial Argentina 1978

vii) Semifinal de la Copa América 1979

viii) Clasificación al Mundial España 1982, eliminando a Colombia y a Uruguay que venía de ganar el Mundialito a principios de 1981.

ix) Semifinalistas en la Copa América 1983.

x) Teófilo Cubillas anotó 10 goles en 2 mundiales y es hasta ahora uno de los goleadores históricos de las Copas del Mundo.

xi) Fuera de lo expresado, el fútbol peruano tuvo jornadas gloriosas en amistosos internacionales.

En esta etapa del futbol peruano se dan una serie de hechos importantes:

i) El fútbol se convierte en una actividad fundamentalmente profesional.

ii) La presencia de dirigentes que marcan época e influyen positivamente a favor del fútbol peruano: Teófilo Salinas Fuller ejerció la presidencia de la Confederación Sudamericana de Fútbol por espacio de 26 años; la presencia de Augusto Moral, Rafael Quirós, Alfonso Souza Ferreyra, Miguel Pellny, y otros que adecentaron el fútbol.

iii) El Gobierno militar de Juan Velasco Alvarado y de Francisco Morales Bermúdez utiliza los éxitos del fútbol peruano y saca provecho de ellos ante el pueblo, apoyándolo políticamente como un eficaz elemento de distracción de los grandes problemas que aquejaban al país,

iv) El fútbol profesional se complementaba con actividades a nivel amateur, rescatando el fútbol en provincias y apostando por el trabajo con las divisiones menores, jugándose con marcado éxito la Copa Perú, la Segunda División, los Interescolares y el Nacional escolar de fútbol; los Interbarrios. Los torneos de infantiles, juveniles y reservas se jugaban obligatoriamente en cada fecha del campeonato profesional como preliminares de los partidos.

v) Esa gran generación de futbolistas arroja cracks de alta calidad que brindan espectáculo en el Perú, pero que triunfan jugando en el extranjero a gran nivel: Teófilo Cubillas (Basel de Suiza, Porto de Portugal y Strikers de USA); Hugo Sotil (Barcelona de España y DIM de Colombia); César Cueto y Guillermo La Rosa (Nacional y América de Cali de Colombia); Percy Rojas (Independiente de Argentina y Seresien de Bélgica); Juan Carlos Oblitas (Elche de España, Veracruz de México y Seresien de Bélgica); Gerónimo Barbadillo (Tigres de México, Udinese y Avelino de Italia); Julio César Uribe (Cagliari de Italia, América y Tecos de México, América de Cali y Junior de Colombia); José Velásquez (Hércules de España, DIM de Colombia y Toros Blizard de Canadá); Juan José Muñante y Oswaldo Ramírez (UNAM de México);Julio Meléndez (Boca Juniors de Argentina); Héctor Chumpitaz (Atlas de México); Julio Baylón (Colonia de Alemania); Ramón Mifflin (Santos de Brasil, Racing de Argentina y Cosmos de USA) entre otros.

vi) Héctor Chumpitaz es nombrado capitán de la selección de América y juega frente a su similar de Europa junto a Cubillas y Sotil.

vii) El fútbol peruano es considerado en algún momento fugaz el mejor del continente y en buena parte de esos 15 años estuvo rankeado entre los 3 mejores de Sudamérica.

viii) La prensa cubre con mayor intensidad las actividades del fútbol. Los diarios tienen suplementos deportivos más amplios y aparecen las revistas especializadas.

ix) La televisión solo trasmite los partidos de la selección o los de la Copa Libertadores y rara vez los del campeonato local, por lo que la asistencia al Estadio era muy superior.

x) Pocho Rospigliosi revoluciona los espacios deportivos de la radio y televisión local con Ovación y Gigante Deportivo. No obstante, es la radio la que se consolida como la legítima acompañante de los verdaderos hinchas del fútbol.

Esa generación que logró triunfos y éxitos alternó también con ellos, derrotas y fracasos en procesos que se iniciaron de manera auspiciosa pero que terminaron en frustraciones debido a problemas internos, indisciplina y mal manejo de grupo, siendo las más saltantes las siguientes:

i) La eliminación del Mundial Alemania 1974 a manos de Chile cuando la superioridad peruana era clara y manifiesta.

ii) La ronda de semifinales en Argentina 78 en la que se propició el vergonzoso 6-0 con Argentina.

iii) La eliminación en la primera ronda del Mundial España 1982, con el mejor equipo que haya tenido el fútbol peruano, perdiendo estrepitosamente 5-1 con Polonia.

Luego de la eliminación al Mundial de México 1986 a manos de Argentina y después de Chile en el repechaje; en el ocaso de la mayoría de cracks, el fútbol peruano ingresó a una etapa de descenso y desprestigio absoluto.

En este último período (1987 al 2008) el fútbol peruano tiene el siguiente prontuario:

• Eliminación de los procesos clasificatorios a los Mundiales: Italia 1990, USA 1994, Francia 1998, Japón – Korea 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Las cifras al respecto son de temer: de 1989 a la fecha hemos jugado 76 partidos eliminatorios de los cuales hemos perdido 41 (54%) empatado 19 (25%) y ganado 16 (21%). Nos han anotado 122 goles (1.61 por partido) y hemos convertido 66 (0.87 por partido). Hemos sumado tan sólo el 30% de los puntos en juego y salvo las eliminatorias de Francia 1998 en la que ocupamos el 5to lugar por diferencia de goles con Chile, quedamos últimos en los procesos de 1990 y 1994 y antepenúltimos en 2002, penúltimos en 2006 y últimos en 2010. Todo un récord de mediocridad.

• Salvo el pase a la semifinal de la Copa América 1997, hemos sido eliminados de las otras 9 versiones, lindando en algunos casos, con el ridículo y el papelón.

• Excepto el subcampeonato de la Copa Libertadores 1997, logrado por Sporting Cristal, los equipos peruanos han sido vapueados por equipos de todos los países de Sudamérica siendo eliminados en la primera ronda en las últimas 22 ediciones del referido torneo continental.

El único logro internacional fueron los títulos obtenidos por el sorprendente Cienciano del Cusco (Copa Sudamericana 2003 y Recopa Sudamerica 2004) venciendo a los más importantes equipos de Argentina (River Plate y Boca Juniors).

En tiempos que vivimos en un mundo globalizado y que el fútbol ha ganado una dimensión universal en los últimos 10 años, podemos afirmar que el fútbol peruano se encuentra en la peor crisis de su historia.

La generación de futbolistas que tiene el Perú actualmente no es nada mala a nivel individual, prueba de ello es que han triunfado en Europa jugadores como Solano, Pizarro, Guerrero y Farfán, entre otros. Sin embargo, si se los compara con los mejores de la generación de 1969-1985, quedan en amplia desventaja por lo que lograron los Cubillas, Cueto, Chumpitaz, Sotil, Oblitas, Uribe, Velásquez a nivel de selección.

Habría que preguntarse porque hoy en día que las condiciones para el fútbol son más favorables y si el fútbol es una de las actividades que tienen mayor cobertura en los medios de comunicación y su afición ha prendido en los círculos más altos de nuestra sociedad por qué nos encontramos así.

Nos animamos a dar algunas explicaciones:

1) El nivel técnico de los jugadores actuales es muy inferior a la de la generación de 1969 a 1985.

2) Perdieron importancia e interés los torneos y la formación de menores, la misma Copa Perú y la segunda división.

3) El fútbol es manejado en general por un grupo de dirigentes incapaces, corruptos e improvisados, tanto a nivel de los clubes como de la ADFP y por supuesto la Federación Peruana de Fútbol.

4) El fútbol dejó de ser un espectáculo familiar para el hincha común y corriente. La televisión y las barras bravas se encargaron alejar a los verdaderos aficionados al fútbol.

5) Cuando juega la Selección o en partidos importantes son los precios irracionales los que ahuyentan a los hinchas cautivos y atrae a los turistas.

6) El sistema del fútbol peruano ha colapsado en conjunto y nos encontramos en caída libre.

Ir a un Mundial no soluciona nada y de cara a la triste realidad de nuestro fútbol eso suena a utopía.

Entonces ¿fuimos buenos alguna vez? La respuesta es que si de 1969 a 1985 el Perú si bien no fue una potencia mundial, tuvo un fútbol que se ganó el respeto y admiración del mundo.

Debemos esperar que el sistema cambie y mejore, que se nombren nuevas autoridades y aparezcan nuevos dirigentes; que los clubes sean asumidos por empresas privadas que los gerencien con propiedad y transparencia.

Que los medios de comunicación se enfoquen en apoyar el fútbol como espectáculo y no como un negocio.

Pensemos que las cosas se dan por ciclos, que si tuvimos que esperar 40 años para asistir a un mundial y dejar que madure una generación excepcional de jugadores, estamos dentro del plazo normal.

Paciencia y buen humor.